Boda de Carol & Simen en Noruega



Hoy os voy a contar la historia de mi amiga Carol y su ya marido, Simen.




Conocí a Carol hace ahora ya casi cinco años en Berlín. Ambas habíamos dejado nuestros respectivos países, Venezuela y España para hacer un curso intensivo de alemán intuyendo (creo) la que se nos iba a venir encima.

De izquierda a derecha: una servidora, Minsa, Carol y Silvia
Finalizados los estudios, ella regresó de nuevo a casa para continuar su carrera como diseñadora de moda. Para costearse sus estudios y gracias a los conocimientos obtenidos fruto de su estancia en Alemania, comienza a trabajar en un hotel.

Era Diciembre de 2011 cuando tras un mostrador de recepción, Carol conoció a Simen, un reportero noruego que había viajado a la ciudad de Caracas a realizar un documental sobre la Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Fue amor a primera vista, un flechazo en toda regla. Cada noche de su estancia en el hotel, Simen bajaba al lobby para verme. Un día tropezamos y como por arte de magia surgió el amor. Igualito como pasa en las películas me contaba emocionada.

Aquel día, Carol se ofreció a enseñarle la ciudad y desde entonces, casi sin saberlo, empezaron a escribir una historia de amor que culminó en boda el pasado 25 de Octubre. 

La primera cita
Tan sólo dos meses después, Simen volvió a Venezuela para verla. Ella hizo lo mismo poco tiempo después. Su estancia se limitó a tres meses, puesto que debía cumplir con las exigencias del visado. Su siguiente encuentro fue para quedarse. Quizá hay quienes piensen que fue un noviazgo fugaz y una boda precipitada pero Carol fue contundente en sus explicaciones: Una vez conoces a esa persona que te entiende, que te quiere tal y como eres, que está a tu lado así estés de buen o mal humor, bonita o más fea. Ese día pierdes el miedo al compromiso y te decides a compartir tu vida con la persona que te hace sentir simplemente feliz. Creo que el amor te pone a prueba en momentos difíciles y si aún así hemos permanecido juntos, habrá valido la pena intentarlo.




Contrajeron matrimonio por lo civil, en el Ayuntamiento de Bergen en Noruega donde residen. Los novios compartieron el feliz momento con la única compañía de los familiares más cercanos. Desde el primer momento, estuvieron de acuerdo en que ambos querían una boda sencilla, sin mucho revuelo como "un día cualquiera" con una cena en casa y una rica tarta casera.


Los arreglos florales fueron idea de Carol


Lenge leve bruden og brudgommen!
Jeg ønsker deg all lykke i verden i denne nye fasen


5 comentarios:

  1. Una historia preciosa!! . Se les ve muy enamorados, seguro que duran toda la vida.........Les deseo todo lo mejor!

    ResponderEliminar
  2. Estoy super Emocionada de leer nuestra historia contada por ti!! me senti un poco como kate middleton hahaha! gracias Arantxa! Me Fascina tu blog!

    ResponderEliminar
  3. Barbara Diaz18/11/13 18:25

    Mi mejor deseo para los novios!. Hacen una pareja estupenda, se les nota en la cara lo felices que son.......FELICIDADES!!!

    ResponderEliminar
  4. ooo que hermoso :) mi novio es noruego nosotros nos casamos pronto, pero tuve que regresar a mi pais a hacer todo el papeleo y estoy muy triste. Me inspiraste y me das animos de que se puede, gracias. ¡Puedo contactarte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que fue una boda original y muy bonita. ¡Mucho ánimo, verás como el tiempo pasa volando y cuando menos te lo esperes estará todo solucionado! Puedes escribirme a sweetbodas@gmail.com

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!